La hora de comer ahora puede ser más divertida y saludable

Implementar nuevos métodos con nuestros niños durante el almuerzo, la cena y el desayuno, puede funcionar como herramienta para mejorar su alimentación y lograr que prueben nuevos alimentos.

La alimentación de nuestros hijos es un tema que en ocasiones nos genera preocupación y ansiedad, ya que es completamente normal que ellos sientan temor al probar nuevos alimentos o prefieran los dulces a las verduras. 

Por eso, nuestra directora de Aspaen Yatay, Gladys Castellanos, trae para nuestras familias algunos tips que pueden aplicar en casa y así lograr solucionar estas situaciones.

  • Dejar un espacio prudente sin comer antes del almuerzo

Para que los niños almuercen adecuadamente, es importante distribuir el tiempo de alimentación en el día. Es recomendable dejar un espacio mínimo de 2 horas sin comer antes sentarse a la mesa, así tendrán suficiente apetito. 

  • Presentarles los alimentos de una forma diferente y agradable, nos puede ayudar a obtener mejores resultados

Formar figuras de animales, geométricas o representaciones favoritas como  como carros, aviones, cohetes, etc., ayudará a que la hora de comer sea un espacio divertido y disfruten la comida. Puedes mezclar por colores los alimentos, esto hará aún más llamativo el proceso. 

Inspírate con este tablero de Pinterest:

  • Evita llenar el plato de comida

La porción no debe ser muy grande, es preferible que repitan a que les sobre comida. Conociendo qué alimentos son los preferidos de tus hijos, trata de hacer trueques con ellos, diciéndoles que si comen un poco de otro alimento obtendrán el que más le gusta.

  • Endulza su almuerzo con lo que más le guste

A la mayoría de los niños les gustan los dulces y los postres, no está mal darles un gusto; siempre y cuando, mantengamos un equilibrio en la porción. También puedes darle una porción de fruta o frutos secos que le agraden, endulzados con miel.

Si la situación de alimentación es un poco más compleja en el almuerzo:

  • Sírvele cada alimento por separado y por tiempos, para que no se desanime al ver tanta comida en el plato

Puedes probar sirviendo primero la proteína, después el carbohidrato o las verduras, luego el agua o jugo y finalmente el postre. Lo importante es que prueben un mínimo de cada alimento, lo retiras y les sirves el siguiente. 

  • Sé ingenioso a la hora de presentarle un nuevo alimento a tus hijos

Cuando vayas a introducir un nuevo alimento a la dieta de tus hijos, primero preséntala como una novedad, cuéntales que los hará más fuertes y grandes; y ojalá, lo puedan comer todos en casa, así se motivará aún más, especialmente si se trata de las verduras. El buen ejemplo es la clave. 

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp